Etiquetas

Escribir en plena madrugada es un acto íntimo, uno de los pequeños placeres de la vida. Acomodarse en el sofá, con una luz tenue, acompañada de la embriaguez necesaria que aporta la noche sin necesidad de bourbon.

La noche, encantadora dama, y su principal doncella, la Luna, de manto de vestal, verde y enfermizo, como muy bien le recitaría Romeo a su Julieta. Sólo los locos lo llevan, los noctámbulos que deambulamos en la noche tratando de comprender la complejidad de la vida. ¿Y qué hay de la intimidad que sólo la noche otorga? Ese halo de calma, ese ambiente que incita a las confesiones, al relato del secreto mejor guardado.

Confesaré que a estas horas de la madrugada una ya no sabe dónde tiene el norte. Y repito, dejé el bourbon a buen recaudo. Sin embargo, es inútil obstinarse y no sentir las emociones de forma más intensa y apasionada que durante el día. ¿Será por la oscuridad que cubre el rubor doncellil? De nuevo, una alusión a Romeo y Julieta. Sin duda alguna Shakespeare conocía bien el ambiente nocturno y los misterios que esconde.

Los pensamientos se tornan más sonoros ante la calma y el silencio que acompañan a las horas dormitantes.

Anuncios